Acerca de los ‘Otros Escritos’

El siglo XX se desperezaba del sueño de la razón en el momento en que Freud abría los ojos a los seres hablantes dándoles a leer su Interpretación de los sueños. 1900 no es una fecha cualquiera, un número más añadido a la cadena de los días, en esa fecha tuvo lugar un acontecimiento en sentido lacaniano, es decir, un acontecimiento de discurso. 

Vestirse de mujer

Cuando Lacan profirió su célebre “La mujer no existe” provocó un revuelo. Fue necesario explicarse: no dije, aclaró, que las damas no existen, sino que no existe La mujer con mayúsculas, no es posible hacer el conjunto de las mujeres y determinar su esencia.

Judith, sus palabras de oro

«Tomo las palabras de Lacan, justas y precisas, para nombrar el impacto de la pérdida de un ser querido e intentar, siguiendo su ejemplo, reconocer a la vez, la humana e íntima debilidad ante semejante empeño, así como el esfuerzo por arrancar a esa experiencia un mensaje que pueda compartirse».